La masonería y el ser hombres de bien

Más que un grupo de ayuda, la masonería es una escuela de vida donde las personas que asistimos a ella tenemos en común el buscar nuestro desarrollo a través del auto descubrimiento. Al conocernos mejor, descubrimos en nosotros aspectos que valen la pena cambiar para mejorar nuestra calidad de vida en las relaciones familiares, profesionales y sociales.

En ocasiones, este camino suele ser difícil, ya que las personas afrontamos de manera diferente el vernos en un espejo y saber cómo somos realmente.

Lo que los masones tenemos a favor es que junto con nosotros, hay más personas que están viviendo ese mismo proceso y entre todos nos apoyamos para que el auto descubrimiento y el crecimiento sea gradual y mucho más fácil de asimilar.

Dentro de los masones se encuentra una gran diversidad en formas de pensar, creencias religiosas y filosofías de vida por lo que nuestro crecimiento se facilita a conocer experiencias tan variadas de las que podemos aprender.

La masonería y la ayuda mutua

Los masones tenemos relaciones muy estrechas entre nosotros. Esto es porque al compartir con las mismas personas nuestro desarrollo, ver cómo ellos también se están desarrollando, sentir que ellos tienen empatía hacia nuestros problemas y empatizar con los suyos, forma unos lazos de confianza que difícilmente se encuentran en otros lugares.

Uno de nuestros deberes es el de ayudar a otros masones mientras esté en nuestras posibilidades. Un hombre que se une a la fraternidad masónica sabe que puede contar con hermanos que están dispuestos a apoyarlo desde lo moral hasta lo laboral.

Esta cadena se cierra con cada nueva persona que se une a la masonería ya que esta también se compromete con sus hermanos a apoyarlos en medida de sus posibilidades.

Como los masones estamos dispuestos a ayudar a nuestros hermanos en todo lo que podamos y que sabemos que ellos harán lo mismo por nosotros, la masonería se convierte en mucho más que una simple asociación: es una familia.

Los valores de la masonería

El ser hombres de bien implica conocer y practicar valores que sirven como una brújula moral para discernir las buenas acciones de las que no lo son. En general, todos los valores que se practican en la masonería están encaminados a crecer interiormente y a mejorar la sociedad que nos rodea.

La Libertad

Los masones nos sabemos y nos identificamos como “hombres libres y de buenas costumbres” la libertad no se entiende únicamente como opuesta a la esclavitud, en un sentido más profundo los masones practicamos una libertad de pensamiento y de creencias y por nuestro trabajo en logia, estamos libres de prejuicios perjudiciales.

No puede ser un buen masón una persona dominada por los vicios o por las pasiones ya que se considera que no es una persona completamente libre.

Como parte de nuestro trabajo interior, los masones identificamos nuestras creencias equivocadas, nuestras pasiones, vicios y prejuicios para modificarlos y vivir una verdadera libertad.

La libertad ajena

Los masones interiorizamos tanto el concepto de libertad que la vemos y la respetamos también en las demás personas. Como nos sabemos que somos personas con errores y hemos vivido la tolerancia, el respeto y la guía de nuestros hermanos, replicamos eso en nuestro día a día siendo tolerantes con los errores que encontramos en nuestros círculos familiares, sociales y laborales.

Reconocemos en nosotros y en las demás personas su libertad a equivocarse y si es que está en nuestras posibilidades, tratamos de ser unas guías para que vivan un crecimiento como el que nosotros vivimos en logia.

Gracias a conocer y practicar la libertad, los masones tratamos de ser tolerantes en los gustos, opiniones y creencias de los demás, si en ellas encontramos algo que nos agrade y creamos que pueden ser funcionales para nosotros, las practicamos para hacerlas propias.

La Igualdad

La masonería se nutre de la diversidad de sus miembros, entre nosotros hay una inmensa variedad de formas de pensar, creencias religiosas, experiencias de vida e ideologías. La popular idea de que “todas las personas somos iguales” es un concepto incompleto para la masonería. Nosotros vemos a la igualdad como el tratar a cualquier persona de forma igualitaria respetando sus diferencias ya que estas enriquecen a la orden.

Gracias a la igualdad, todos los masones gozamos de los mismos derechos y tenemos los mismos deberes. A nadie se le limita su crecimiento personal si es que él lo quiere experimentar. El objetivo común de desarrollarnos y de apoyar el desarrollo de los demás hermanos es lo que hace que todos los masones seamos iguales.

La igualdad fuera de la logia

Los masones seguimos viendo y aprendiendo de la pluralidad que existe en la sociedad. Nosotros no hacemos distinciones entre clases sociales o creencias, respetamos a todas las personas por igual y sabemos que como personas tenemos los mismos derechos y obligaciones sociales.

La Fraternidad

Los masones tenemos una forma de pensar que es universal. Sabemos que todos en logia somos seres humanos, creados de la misma manera, con virtudes y defectos y viviendo experiencias que queremos mejorar, esa igualdad es la que nos hace hermanos.

Para un masón la fraternidad no es una idea, es una acción, es una disponibilidad de estar presente si un hermano necesita de nosotros y actuar en consecuencia si es que nos es posible.

La fraternidad fuera de logia

La fraternidad nos invita a amar y respetar a todos los que nos rodean, nos impulsa a construir un mundo más justo y solidario y nos ayuda a respetar las diferencias viviendo y haciendo vivir dignamente.

Un masón vive la fraternidad universal al encontrarse a uno mismo en los demás y tratándolos de forma respetuosa y con amor.

Los masones no vemos en el mundo razas o credos, vemos seres humanos con virtudes y necesidades de los que podemos aprender y a los cuales tenemos la disponibilidad de apoyar.

¿Te interesaría pertenecer a la Gran Logia De Nuevo León?

Si te interesa ser un masón, vivir nuestros valores, crecer personalmente y afectar positivamente a las personas que te rodean no dudes en contactarnos. Te atenderemos con todo gusto.